Noticias

120 Aniversario de la BNCJM Concurso Leer a Martí logo Programa Nacional por la Lectura logo

Ver todas las noticias

Foto de Concurso Leer a Martí. Edición 2001. Felicidad

Concurso Leer a Martí. Edición 2001. Felicidad

15/4/2021
Por: Jessica Álvarez Bellas, Biblioteca Nacional José Martí

Les propongo leer esta obra escrita por un joven de 6º grado y de la provincia de Matanzas, fue ganador en el Concurso del año 2001, 10 años

Un encuentro feliz

Por Ronney Hernández Santuiste

El domingo por la mañana me levanté como de costumbre para jugar con mis amiguitos, pero esta vez decidimos ir al estadio, ya que se efectuaría un juego muy importante. Desde el viernes, la maestra de Educación Física había seleccionado a varios alumnos para jugar contra los personajes de esta revista tan importante que escribió José Martí para los niños de América, La Edad de Oro. Para decir la verdad, al principio me sentí triste, pues no quería estar en contra de muchos de ellos ni en juego, ya que con su actitud me han enseñado muchas cosas buenas e interesantes como que la inteligencia puede más que la fuerza, que no debemos ser ambiciosos, que con la riqueza no se gana felicidad. ¡Pensé en tantas cosas!, pero bueno, comprendí que con ese juego uniríamos aún más nuestros lazos de amistad y que le daría mayor fuerza a mi corazón para seguir apreciándolos.

Al fin comenzó el juego con grandes aplausos para ambos equipos; a pesar de estar nerviosos nos sentíamos contentos. Por el nuestro jugaron los pioneros seleccionados dirigidos por el maestro de 6º grado y nos llamaron ´´Fuertes como el Titán´´, y al otro lo llamaron ´´La Edad de Oro´´, y jugaron Pedro, que fue el 9º al bate con sus pocas entendederas; Meñique que por ser tan inteligente batería de 3º para lograr embasarse; también jugó Pablo que se puso un poco celoso al ver que aplaudían tanto al pequeñín; Bebé y su primo Raúl, a pesar de las peleas del señor Don Pomposo porque no quería que Bebé ensuciara su trajecito nuevo; Alberto, el militar; Loppi y hasta el camarón que fue el cátcher con su duro carapacho; pero hubo alguien que sí me impresionó, fue el caballero Collin-Maillar, ¿no lo conoces? Fue aquel gran hombre por el que jugamos ´´La gallinita ciega´´, sí, aquel que se quedó ciego en un día de pelea, no soltó la espada y siguió peleando, y lo demostró aquí, ya que fue quien dirigió el juego; faltaba uno en la alineación por salir cuando apareció el rey.

Al principio todo comenzó muy bien. En el 4to inning íbamos ganando 3 por 1 hasta que el gigante, que era la carga bates, se acercó a Meñique y le dijo:

-mi amo, utiliza tu audacia para acabar de derrotar a esos pequeñines

-a estos niños no es fácil ganarles ni con mi inteligencia, recuerda que todos son pioneros martianos- contestó Meñique

Pero el chiquitín logró engañar a nuestro pitcher, que ya lo creía ponchado, con un toque de bola y Alberto en base para empatar el juego. El encuentro se mantuvo así hasta el 7.º inning que comenzó a llover fuertemente. Tuvimos que dejarlo así para reanudarlo al día siguiente porque ya era muy tarde

El lunes por la tarde llegó el momento esperado, pero… ¡Qué sorpresa! ¡No tuvimos que jugar, nos esperaba una gran fiesta! Nos informaron que no había ganadores ni perdedores, que ganó la amistad

Para mí ese día fue tan importante, que jamás lo olvidaré, y quisiera que se volviera a repetir para encontrarnos nuevamente todos unidos con un fraternal cariño, tomado siempre de las manos como eternos hermanos.



Niña leyendo...

Catálogos de la BNCJM